Calle Cavallers

PP

Diputada del PP en las Corts aprovecha pleno en la cámara autonómica para culturizarse

Escrito por callecavallers 06-03-2014 en PP. Comentarios (0)

Eso, al menos, cuentan en el diario Levante:

"La parlamentaria popular Ángela Barceló aprovechó ayer el pleno de las Corts para sumergirse en la historia de la novela «El cielo ha vuelto», de Clara Sánchez, premio Planeta de 2013. Barceló, ajena al debate - en la jornada se habló del aborto, el copago y las encuestas- se entretuvo. El PP ha llamado la antención varias veces a los diputados pillados en tareas ajenas al escaño."

La diputada Barceló, que es agente de viajes, según su ficha oficial en la web de Les Corts, pertenece, entre otras, a la Comisión de Política Social y Políticas de Igualdad, pero los asuntos del aborto o el copago tratados ayer en el pleno parecían no ser de su interés. Ella prefirió sumergirse, al menos durante el rato en que fue tomada la fotografía que publica Levante, en "El cielo ha vuelto", una novela de casi 400 páginas. Es natural que la diputada Barceló aproveche cualquier ratito de su preciado tiempo para la lectura de semejante ladrillo, porque si no, no lo acabará nunca. Pero, francamente, no se le paga para que lea en horas de trabajo (en 2012 cobró de la cámara autonómica la bonita suma de 38.935,28 euros). 


La Fundació Catalunya-La Pedrera paga el centro de día que han inaugurado Fabra y Barberá

Escrito por callecavallers 05-03-2014 en PP. Comentarios (0)

Esta semana el president Alberto Fabra y la alcaldesa perpetua de Valencia, Rita Barberá, han inaugurado el Centro de Día para personas enfermas de Alzheimer en el barrio valenciano de Benicalap. Las obras de construcción del centro han corrido a cargo de la Fundació Catalunya La Pedrera (antigua Fundació Catalunya Caixa), y la gestión diaria del establecimiento la realizará AFAV, la Asociación Familiar Alzheimer Valencia. Sin embargo, el vídeo institucional del evento, colgado en YouTube por el perfil oficial de Alberto Fabra, no informa de ambas circunstancias. 

Se les habrá olvidado sin querer.

Pulsa aquí para ver el vídeo en YouTube.

(Actualizado 17:30 horas: "Jamás me olvidaré de seguir ayudándoos y sirviéndoos. Con todo cariño y admiración: Rita Barberá”. Nota manuscrita de la alcaldesa valenciana dejada en el "Libro amarillo de las cosas que no deberás olvidar” del Centro de Día de Benicalap inaugurado ayer. En realidad, ha sido la Fundación Catalunya-La Pedrera la que ha puesto los 2,5 millones de euros para construir y equipar el edificio.)


La estrategia del PPCV para ganar las próximas elecciones autonómicas

Escrito por callecavallers 05-03-2014 en PP. Comentarios (0)

La estrategia del PP valenciano para ganar las próximas elecciones autonómicas (y locales, de paso) se asienta, entre otros, en estos cinco ejes:

Una cierta lucha contra algunos presuntos corruptos. Ello no significa necesariamente una lucha sistemática contra la corrupción mediante nuevas leyes, normas, etc. Luchar de forma estructural y sistemática contra la corrupción pública no tendría una especial relevancia mediática y social. Pero intentar desalojar de sus escaños y de sus puestos a cargos públicos presuntamente pringados en asuntos turbios sale en las noticias y en las primeras páginas de los periódicos, y de eso se trata.

Una cierta gestión austera de los recursos públicos, y que se noten las ganas de austeridad.  Ahí se enmarca, desde luego, la desaparición de Canal 9 como muestra de sacrificio ineludible: cortar por lo sano, eliminar un tumor para salvar el resto del cuerpo, perder un medio de propaganda institucional por amor a la ciudadanía.

- Apuesta por ciertas grandes infraestructuras. El aeropuerto de Castellón (se hará una fiesta, parece ser, cuando comiencen a volar los aviones); nuevas líneas de metro en Valencia; la licitación del 40% de las obras del Parque Central; la revitalización hostelera y empresarial de la Marina Real; etc. (actualizado 05-03-2014: presentación de la nueva Ronda de Manises "Jaume I", que ha entrado hoy en funcionamiento. Inversión de la Generalitat: 3 millones de euros. Declaraciones de Fabra, aquí).

Reivindicación de los símbolos y la identidad valencianos. 30 años de la aprobación de la ley de símbolos, defensa sin cuartel de la lengua valenciana, etc., incluso aunque ello suponga hacer el ridículo frente a las tesis filológicas y científicas.

Desprestigio de la oposición. Son  “el tripartito”, una panda de “catalanistas”, unos “radicales” poco de fiar, etc. Lo habitual, vamos, pero intensificando las descalificaciones.

Con esa estrategia, apoyada en una cierta mejora de las condiciones económicas y de empleo en nuestra Comunitat, ¿el PP valenciano podría tener alguna opción para revalidar su mayoría absoluta en Les Corts el próximo año y para seguir gobernando en la Comunitat hasta 2019, desmintiendo a las actuales encuestas?

En todo caso, y frente a ello, ¿cuál es la estrategia de la oposición para alcanzar el Consell el año que viene? Básicamente una actividad a veces frenética en las redes sociales, la celebración de elecciones primarias y una página web sobre los contratos del arquitecto Calatrava. Y poco más. Una incapacidad pasmosa, en suma, para hacer llegar a la mayoría social algún esbozo de proyecto ilusionante. Qué pena.


ppéxito

Escrito por callecavallers 05-03-2014 en PP. Comentarios (0)

A la pregunta de por qué el PP valenciano ha arrasado electoralmente durante los últimos lustros hay que responder quizá con otra pregunta: ¿por qué durante todo ese tiempo cientos de miles de personas que técnicamente no son conservadoras ni "de derechas" en un sentido tradicional han dado su apoyo al Partido Popular de la Comunidad Valenciana? Es decir, ¿por qué personas que no pertenecen a los estratos sociales más privilegiados han otorgado, elección tras elección, su voto a un partido que claramente representa los intereses de los sectores más pudientes? ¿A un partido que, en suma, y como se ha podido comprobar finalmente, no favorece el bienestar de las clases trabajadoras valencianas, clases que, a la postre, son las mayoritarias en nuestro territorio autonómico? 

Al PP valenciano hay que reconocerle el mérito de haber sabido identificarse a sí mismo con cierta imagen de éxito de nuestra Comunidad autónoma. Decir Comunitat Valenciana era decir PP y era, además, decir proyectos de envergadura, grandes eventos, prosperidad (que a la larga se ha demostrado solo aparente, en todo caso, y muy cara), inversiones, Fórmula 1, Ciudades de toda laya (de la Artes, de las Ciencias, de la Luz, de la Justicia...), parques temáticos, grandes parques centrales, AVE, ampliaciones portuarias de fenomenal tamaño, aeropuertos (que tuvieran o no aviones ha sido otro cantar), Copas del América, torneos de hípica o tenis, visitas de Ecclestone o del Papa, etc. etc. 

Durante años el PP ha sido, indudablemente, el caballo ganador y ¿cómo no apostar por él una y otra vez, elección tras elección? El PP valenciano significaba, para muchísima gente, eficacia en la gestión pública, buenos servicios, proyección internacional de nuestra tierra y una férrea defensa de la identidad valenciana. Un buen gobierno capaz de fabricar prosperidad bien repartida y de generar de orgullo colectivo. ¿Cómo no apreciarlos, cómo no darles el voto, cómo no esperar que su éxito fuera contagioso y llegara a cada uno de los ciudadanos de la Comunitat Valenciana?

La izquierda valenciana lleva años intentando desprestigiar esa imagen del PP asociada al éxito y a la prosperidad colectiva que durante tanto tiempo ha encandilado a tantos votantes, y para ello no ha dejado de denunciar los chanchullos, las malas prácticas, las corruptelas y los despilfarros del gobierno pepero durante sus sucesivos mandatos. Sin embargo, esa denuncia de la izquierda no ha surtido el efecto deseado y hasta la fecha ha sido imposible desbancar al PP del gobierno autonómico y de las principales capitales (el asombroso caso de Rita Barberá es paradigmático).

Los últimos sondeos electorales, en todo caso, anuncian un cambio de tendencia sustancial: a fecha de hoy, el Partido Popular perdería la mayoría parlamentaria en Les Corts (y ¿por tanto? el gobierno de la Generalitat) si se celebrasen elecciones ahora. La cuestionada gestión de gobierno de, sobre todo, Francisco Camps ha empañado gravemente la imagen del PP valenciano, que ha visto mermar no poco del apoyo electoral del que gozaba hasta hace, como quien dice, dos telediarios. No se olvide que, en cualquier caso, el partido conservador seguiría siendo hoy la formación más votada.

Pero pese a esa supuesta merma de votos para el PP que vaticinan las encuestas de estos últimos tiempos, ni Alberto Fabra (sucesor de Camps al frente del gobierno autonómico) ni sus compadres peperos dan la batalla de 2015 por perdida: Fabra parece dispuesto a poner distancias entre su administración y los populares implicados en asuntos indeseables heredados de la etapa Camps. Un PP valenciano aparentemente limpio de chanchullos en una coyuntura de mejora de la situación económica en 2015, ¿podría volver a tener posibilidades de alcanzar una nueva mayoría parlamentaria en Les Corts en las elecciones autonómicas del año que viene? Por qué no.